Caballo

Este es el tercer caballo que hago, aunque lo cierto es que no tiene nada que ver con los anteriores, ni por el material, ni por el tamaño ni la técnica.

Además en esta ocasión el enfoque es más ambicioso y con el resultado mucho más interesante.

Se trata de una escultura de algo más de 2 metros de altura realizada en acero corten.

Pretende ser una figura alegre, de aire festivo, con una crin que es casi una graciosa cresta y una inclinación artificial con la grupa exageradamente alta.

En las patas se da un juego geométrico interesante, donde el triángulo es el protagonista, ya que es la única figura que puede unir dos rectas que no están contenidas en el mismo plano. 

Acoplados frente a frente, dan una sensación de contínuo donde es físicamente imposible que lo haya.

Se puede entregar con distintas soluciones para una instalación segura en exterior ó interior.

Rellena este formulario y recibe un presupuesto completo.

¿Y si lo alquilas?

169 €/mes

IVA incluido