Organizando el taller

Hoy ha sido una mañana de organización del espacio de trabajo en el nuevo taller, y es una buena ocasión para enseñaros lo que hay detrás del telón. Queda mucho por hacer, pero ya se puede trabajar medianamente bien.

Hay un problema que no tenía en el taller anterior, y es que al ser mucho más grande (5 x 20 metros en lugar de 3,60 x 9 m) las paredes están lejos de la mesa de trabajo, y por lo tanto los enchufes y soportes para dejar las herramientas también.

Así que lo primero ha sido montar unos enchufes y soportes para las radiales a cada lado de la propia mesa. Como ves, les he colocado unas chapas para protegerlos de las proyecciones (salpicaduras de metal fundido) de la soldadura de hilo.

La radial es, con mucho, la herramienta que más se utiliza en el taller y quiero tenerlas siempre muy a mano. Por supuesto tengo una con cada tipo de disco montado permanentemente para no estar cambiando el disco una y otra vez.

Otra cosa que necesitaba urgentemente era el mural de herramientas colgado para colocar todo lo que tenía tirado por el suelo, que además son cosas que uso a menudo, como los accesorios de la mesa (las escuadras, los trinquetes y los pernos), discos de repuesto, orejeras, etc.

Estas herramientas no van y vienen tanto del soporte a la mesa, como la radial, y pueden estar más lejos. Digamos que las voy cogiendo según las necesito, las voy dejando por la mesa y las guardo todas al terminar.

Por último, necesitaba empezar a reducir el espacio que ocupan todos los restos de material que tengo en el taller. Fue lo primero que traje del taller anterior y lo extendí por toda la nave clasificándolo, lo cual me vino muy bien porque ya no sabía ni lo que tenía.

Con esto siempre tengo el mismo dilema. Por una parte quiero tenerlo bien ordenado y que ocupe poco, pero por otra parte eso facilita que acabe siendo un cúmulo de chatarra que nunca se reduce y que no se usa para nada. Lo del almacenaje y reciclaje del material es un dolor de cabeza.

También he traído el aspirador, con lo que he podido hacer un poco de limpieza. La cantidad de polvo negro que se genera (sí, lo has adivinado, con la radial) es increíble. Me he llevado la alegría de que el suelo se limpia bastante bien, y las ruedas de la mesa, soldadores y otras herramientas deslizan sin problemas, lo cual también es un detalle que mejora la calidad de vida en el taller.

En fin, pequeños avances, pero que cambian mucho el día a día. ¿Qué te parece el taller?

¿Quieres acompañarme?

Únete a la comunidad de seguidores y llévate todas estas ventajas:

  1. Recibirás todas mis nuevas creaciones en tu email un mes antes de que se publiquen en la web ó en RRSS.
  2. Estarás suscrito a mi blog y recibirás alertas con cada nueva publicación (mensual aprox.)
  3. Tendrás un 5% de descuento en cualquier pieza si te decides a comprar

Suscríbete aquí: