¿Quién soy?

Me llamo Tximo Gracia, vivo en Madrid, y me dedico a crear esculturas con acero, sobre todo, acero corten.

Estudié Física en la Complutense, Protección Radiológica en CIEMAT y años después, análisis financiero en el IEAF, y casi toda mi vida profesional ha sido alrededor del mundillo financiero y la informática. Mi formación como artista es autodidacta, no académica. Más bien es la cara visible un proceso de desarrollo personal.

Empecé a dedicarme a la escultura con 39 años, puse mi vida patas arriba y sacrifiqué muchas cosas para conseguir el tiempo y la libertad que necesitaba para desarrollar mi creatividad.

¿Qué hago?

Aunque he aprendido a trabajar el metal de distintas formas, me he centrado exclusivamente en la creación de formas a partir de chapa soldada, es decir, crear formas de tres dimensiones deformando y uniendo piezas de dos dimensiones.

No sólo no tengo reparos a la hora de introducir la tecnología actual, como el software de diseño y la impresión 3d, en el engranaje de mi trabajo sino que disfruto aprendiendo a utilizar estas herramientas y son parte fundamental de mi actividad.

Al principio cualquier idea me valía para ponerme a cortar, soldar y lijar. Ahora tengo un modus operandi definido, lo cual también se refleja en un estilo personal.

¿Piezas modelo?

Quizá te sorprenda que mis piezas no sean ejemplares únicos y que diga abiertamente que lo que hago es vender reproducciones de mis esculturas originales, a las que llamo «piezas modelo».

Tengo todos mis diseños en mi ordenador. Sólo tengo que volver a cortar las piezas y repetir todo el proceso de fabricación para hacer otra escultura igual, así que ¿por qué te voy a engañar diciéndote que eso no es posible? Prefiero ser sincero.

Además, con cada escultura nueva, con cada reproducción, introduzco alguna mejora y voy puliendo mis métodos, lo cual se traduce en esculturas cada vez mejor ejecutadas, piezas de mejor calidad para mis clientes.

No pretendo criticar a quienes trabajan de otra forma ni negar el valor de lo único, pero ten en cuenta que Ferrari, por ejemplo, fabrica unos 6000 coches al año. ¿te parecen simples máquinas?

Piezas de encargo

También he hecho unas cuantas esculturas por encargo. En algunos casos el cliente sabía exactamente lo que quería y en otros partíamos de cero.

Nuevamente el diseño 3d es una herramienta ideal para desarrollar un proyecto desde el principio hasta el final y que el cliente tenga una percepeción exacta del resultado que va a obtener.

Sin intermediarios

Quien compra una de mis esculturas adquiere una pieza exclusiva, directamente de mis manos, fruto de un proceso creativo en el que me entrego en cuerpo y alma, desde la primera idea hasta el último de los detalles. 

No estoy detrás de un equipo de márketing ni de un community manager ni nada por el estilo, y soy 100% accesible por email, whatsapp, redes sociales … cualquier medio.

Estoy siempre a un clic de distancia de mis clientes o cualquier persona interesada en mi trabajo.